Tarde de relax después de un caluroso día de verano

A quién no le apetece una tarde de relax después de un caloroso día de agosto?.

Localiza un lugar cómodo, tranquilo y agradable, rescata aquel libro que esta por terminar y que nunca tienes tiempo y prepárate tu bebida preferida.

Ahora toca la decoración para este lugar tan maravilloso, elige una silla cómoda a ser posible con materiales naturales, unos cojines tejidos con fibras naturales y un plaid 100% algodón.

Y por último, apaga el móvil, y la Tablet bien lejos. Todo lo que te pueda distraer y no te deje disfrutar de este momento fuera de tu alcance.

Es tu momento, ahora toca disfrutarlo y que nadie ni nada puede distraerte.

Si te apetece comparte con nosotros tu experiencia y así podremos vivirla contigo.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: